¿Una partida de... LAS LEYENDAS DE ANDOR?


El Reino de Andor está en peligro. Enemigos surgidos de los bosques y las montañas se dirigen hacia el castillo del viejo rey Brandur. Sólo vuestro pequeño grupo de héroes puede hacerles frente. ¿Seréis capaces de defender el castillo? A la primera aventura le siguen cuatro más. En las minas subterráneas os esperan valiosas piedras preciosas, pero también os encontraréis con peligros. Y, por último, tendréis que enfrentaros a un viejo y poderoso dragón que acaba de despertar. ¿Superaréis todos estos retos?

Sólo juntos seréis fuertes y os podréis convertir en los héroes de Andor.


Las Leyendas de Andor es un juego tremendamente narrativo con un gran arco argumental dividido en cinco aventuras (leyendas) que tendremos que superar una a una de forma independiente para conocer su desenlace final. Cada leyenda está representada por un grupo de cartas en las que se describen los acontecimientos y condiciones que harán avanzar la historia, con la particularidad adicional de reemplazar a lo que tradicionalmente entendemos como el manual de reglas con un sistema que nos enseña sus mecánicas mientras experimentamos el juego.


Este factor convierte a Andor en un título perfecto para disfrutar en familia e introducir a los más jóvenes de la casa en este mundillo sin aburrirles con una sucesión interminable de explicaciones, pasando directamente a la acción para guiarnos de un modo más similar al de un videojuego que el de un juego de mesa. El lado negativo de esto es que teniendo en cuenta la sencillez de las reglas en su conjunto, los jugones más experimentados sentirán con bastante probabilidad que están perdiendo el tiempo completando la primera leyenda, lo que potencialmente podría darles una idea equivocada del nivel de dificultad real del juego.


En contra de lo que pueda parecer, Las Leyendas de Andor no es un paseo por el campo. El tiempo está muy ajustado, las divisiones del territorio están lejos de haber sido marcadas al azar y la narración avanza de forma automática queramos o no cada vez que eliminamos a un enemigo, lo que no solo evita que nos despistemos del objetivo principal liándonos a matar bichos sino que también convierte cada leyenda en una especie de puzzle donde tan solo unos pocos caminos conducen a la victoria.




Las Leyendas de Andor destacan por la calidad y cantidad de sus componentes. Vale, aquí no hay figuras de plástico, pero a cambio nos encontramos con un juego a un precio contenido que aún así luce fantástico en la mesa gracias al excelente trabajo de su autor, Michael Menzel, un novato en esto de la creación de juegos pero todo un veterano ilustrador bien conocido por su aportación a títulos como Santiago de Cuba, Dominion, Stone Age o el mítico Colonos de Catan por nombrar tan solo unos cuantos.


Mención especial para el enorme tablero impreso por las dos caras con dos regiones distintas de Andor, el ingenioso diseño del dragón troquelado al que tendremos que derrotar en la última leyenda o las fichas de personaje también a doble cara, una para la versión masculina y otra para la femenina. En fin, en mi opinión, una excelente relación calidad precio.




En cualquiera de las 5 leyendas disponibles, cada jugador controlará a uno de los 4 héroes disponibles (se puede jugar de 2 a 4 personas). Los héroes son los arquetipos clásicos de todo juego de ambientación fantástica: guerrero, arquero, mago y enano; todos cuentan con su versión en femenino, un detalle bonito, aunque a la práctica no tengan diferencias. La habilidad en combate varía dependiendo de cada héroe, incluso el modo en el que combaten, yo recomiendo probarlos todos al menos una vez para decidir cuál es vuestro favorito. Hay que decir que, aunque el combate es una parte importante de Andor, el juego no premia especialmente el combatir como loco.


Como suele ser habitual en un juego colaborativo, no sólo luchamos contra los enemigos que el propio juego nos pone, sino que también luchamos contra el reloj. Este juego se centra mucho en la optimización de nuestro tiempo. Para ello se ha creado un ingenioso sistema de días y horas en las que nuestros héroes pueden moverse libremente por el tablero y hacer acciones. Cada día tiene un total de 7 horas (que pueden llegar a 10 si gastamos voluntad). Movernos de una casilla adyacente a otra nos costará una hora, y un combate durará una hora por ronda hasta que acabemos con el enemigo. Otras acciones, como beber agua del pozo, comprar o coger/dejar objetos no tendrán coste temporal. Cuando todos los jugadores hayan gastado todas sus horas combatiendo o explorando, llegará la noche. Al día siguiente se moverán los enemigos y la historia avanzará con las cartas.


Normalmente tendremos una misión que cumplir, al estilo de llevar tal objeto a tal sitio, impidiendo además que X número de enemigos invada el castillo. Esta misión deberá llevarse a cabo antes de que pasen ciertos días o habremos fracasado. Ahora viene la peor parte: cada vez que eliminamos a un enemigo, la historia avanza un día extra, dejándonos cada vez menos capacidad de movimiento. La clave está en matar sólo aquellos enemigos que amenacen directamente nuestra victoria, dejando vivos a los que menos nos pueden entorpecer. Para eliminar ciertos enemigos será esencial haber subido de nivel lo suficiente como para tener oportunidades de vencerlos, con lo que será esencial la optimización del tiempo y los recursos a nuestro alcance.



Autor: Michael Menzel.

Categoría: Juego de mesa.

Características: de 2 a 4 jugadores

Duración partida: 75 minutos

Edad:+10

Mecánicas: Cooperativo, lanzamiento de dados, Movimiento de áreas.

Tipo: Aventura fantástica.

9 vistas

Paseo de Europa, 29A

(Los Bermejales)

41012 Sevilla

 

  • White Facebook Icon
  • White Instagram Icon

¡RECIBE NOTICIAS Y OFERTAS ESPECIALES!